sábado, 30 de agosto de 2014

Orden de materiales de decoración de tartas

Siguiendo con el post de la semana pasada hoy os voy a contar cómo tengo ordenadas algunas cosas y materiales de decoración.

Voy a empezar por los ingredientes: para mantenerlos protegidos de la humedad y evitar que cojan sabor u olor, los he metido en tarros de cristal. Los he ido comprando en Ikea y tiendas de chinos, así que hay diferentes modelos y tamaños. Cuando los relleno aprovecho para tamizar el azucar glas y las harinas para así ahorrarme ese paso cuando voy a cocinar y tener menos pereza a la hora de ponerme a trabajar. Algunos botes especiales como el Nesquick de fresa, los rellenos de Home Cheff, etc están metidos en un cajón de madera que compré hace años en Zara Home. En la foto también podéis ver algunos tarros de cristal, portartas y otros elementos de atrezzo que uso para la presentación de mis trabajos y para la decoración de fiestas y cumpleaños.



Otra cosa que ocupa mucho son los moldes de horno: Los tengo junto a los boles, las bandejas de horno, las rejillas de secado, la báscula, los manteles de horneado, el papel de horno, etc. En un típico mueble de cocina de Ikea puse baldas supletorias y con cajones distribuí el espacio para separar los moldes de bizcocho, los de cupcakes y los de cakepops. Eso sí, está ya a tope, una lástima porque ahora me he encaprichado de unos moldes ingleses de fondo desmoldable de hierro, estilo vintage, que son geniales...


Según el Padre en Prácticas tengo muchos libros de decoración dulce, pero para mí nunca son suficientes, de hecho tengo un par a los que les he echado el ojo y que, cuando ahorre, me compraré... Los que tengo los he puesto a mano para poder consultarlos o releerlos de vez en cuando. Soy la típica persona que marca, subraya, pinta y pone banderitas en los libros. Me gusta "trabajarlos" y usarlos, y vuelvo a ellos cada cierto tiempo para inspirarme y recordar técnicas y trucos que quizás en su momento no aprendí, no le di importancia o no necesité... También tengo archivadores con recetas, tutoriales, manuales de cursos que he realizado, recortes de revistas, etc.


Los colorantes alimenticios son todo un mundo. Los hay en pasta, en gel, en polvo... y de diferentes marcas y tonalidades. A pesar de todos los que tengo, os aseguro que siempre me cuesta conseguir el tono que deseo y nunca obtengo el tono negro o rojo adecuado. Los que más uso son los de Wilton, por la amplia gama que ofrecen, pero los que más me gustan son los de America Colors porque su sistema de gotas es comodísimo y permite no marcharse tanto pero tienen la desventaja de que en España son caros y que hay poca variedad de colorido en nuestro país. Además, suelen ser colores un poco "fosforitos" y para cosas como galletas de bebés resultan demasiado vivos. También tengo colorantes en polvo de Sugar Flair que suelo usar para hacer los coloretes de las figuras y crear sombras y texturas en modelados. 



A penas uso los sprinkles o azúcar coloreado, me los regalaron en su mayoría. No los uso sobre todo porque los cake pops no se me dan bien. Pero últimamente he visto su aplicación en galletas y tartas, por lo que me he propuesto darles una oportunidad pronto. Además, con el éxito de los mini cupcakes del cumpleaños de Mayor, estoy decidida a hacerlos más a menudo.


Por último, os enseño mis cajas para entregar las galletas. Hace tiempo ya os enseñé mi colección, además más de una vez he comentado lo importante que es la presentación de los trabajos que hacemos. Además, siento debilidad por las cajas, así que las galletas son la excusa perfecta para ir comprando y acumulando. En cuanto veo una bonita, no puedo resistirme y la compro; lo malo es la cantidad de espacio que ocupan...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Te ha gustado? ¿Quieres comentar algo? Me encantará leer todo lo que quieras contarme.


Ya han pasado por aquí

contador de visitas